Es delgado, prepotente y hablador; algo sheldoniano, sin dudas. Un ser terriblemente molestoso y, por lo mismo, simpático. Es Dirk Gently’s, de Netflix.