Desde el espacio exterior nos invade Arrival. Con ocho nominaciones a los Oscar, el film de Denis Villeneuve llega cambiando la vista de la ciencia ficción.

De Kubrick a Villeneuve

Stanley Kubrick es el responsable de crear la obra maestra de la ciencia ficción: ‘Odisea en el Espacio‘ (1968). De ahí en adelante, el género ha sufrido abundantes variaciones. Incluso, ha llegado a explorar el terror, como en el caso de ‘Alien: el octavo pasajero‘ (1979, Ridley Scott). Es un género que goza de muchos exponentes en lo referente a atributos técnicos, lo que ha hecho que gane millones de vehementes fanáticos.

Ahora mismo, ‘Arrival’ (2016, Denis Villeneuve) es una original puesta en escena que, además de innovar en el aspecto visual; supone la incursión de la ciencia ficción en los terrenos dramáticos. Un género pocas veces explorado por directores y guionistas, debido a la búsqueda constante del básico cliché. La batalla del hombre con especímenes totalmente malvados y hambrientos de humanos. Arrival, sin embargo, roza en su justa medida este aspecto, más por otro lado lo esquiva para traernos una gran producción.

'Arrival', además de innovar en el aspecto visual, supone la incursión de la ciencia ficción en… debo twittear esto

Espanto mundial extendido

Para comenzar, la premisa de Arrival se maneja con un enfoque distinto; no sólo al género al que pertenece, sino en un mapa general de la industria. Se cocina a fuego rápido desde el inicio, y acto seguido, baja los decibeles y entra en una densa capa de hechos y tramas paralelas. Doce naves espaciales aterrizan en distintos y muy lejanos puntos del planeta tierra, provocando un terrible pánico. Estado que se manifiesta en saqueos y evacuaciones de millones de seres humanos.

Es aquí cuando el ejército estadounidense, comandado por el coronel Weber (Forest Whitaker), obliga a la experta lingüística Louis Banks (Amy Adams) e Ian Donnelly (Jeremy Renner) a establecer comunicación e interceptar las intenciones de los seres de la nave espacial próxima a ellos. A partir de este punto, todo se torna en una guerra fría entre las potencias mundiales por conseguir información a estos alienígenas “invasores”.

De esta manera, la apropiada elaboración de su guión, similar a lo que en su momento fuera ‘Odisea en el Espacio’, juega con el suspense generado ante los posibles acontecimientos futuros. Eric Heisserer basándose en ‘La historia de tu vida’ de Teo Chiang, mantiene al espectador en vilo; de manera espesa, como si de un pantano se tratara, hace mucho murmullo y pocos hechos. Más aún, se esboza lo que puede sobrevenir sin necesidad de mostrarlo directamente.

Rudeza y fragilidad cooperan

Ahora bien, Amy Adams destaca en su papel como la Dra. Banks por la fragilidad mental y física durante todo el metraje. Incluso, en ocasiones parece al filo de la navaja y a punto de desmoronarse totalmente; echando por tierra los logros obtenidos en su tarea como puente entre estos seres y los humanos. No obstante, pese a su carga mental, logra hacer frente a las adversidades y se sobrepone. Sin duda, un hondo trabajo de Adams.

En otro orden, Forest Whitaker como el coronel Weber resulta rudo e inclemente con Banks y su compañero Donnelly. Exprime hasta la última gota de utilidad que puede sacar de ambos. Este tipo de papeles le van de maravilla; recordemos su interpretación de Idi Amin en ‘El Último Rey de Escocia‘ (2006, Kevin Macdonald). Igualmente, Renner demuestra muy bien que la ironía es lo suyo e interpretar personajes díscolos. Conforma una buena dupla con Amy Adams al ser opuestos.

Jeremy Renner demuestra que la ironía es lo suyo e interpretar personajes díscolos. debo twittearlo

Arrase visual

Por otra parte, sobradamente conocida la capacidad visual con la que cuentan los films del género de ciencia ficción, como por ejemplo ‘Gravity‘ (2013, Alfonso Cuarón). Lo que es lo mismo, esta película contiene dentro de sí una eficacia irrefutable. Y explico el porqué de esta afirmación: su director Villeneuve y su colaborador fotográfico Bradford Young se han juntado en la construcción de excelentes planos y secuencias precisas, pero aún falta tela por cortar.

Lee también:  Umbrella llega a su fin: Resident Evil Capítulo Final

De la misma forma, algo que llama poderosamente la atención son sus cortos planos secuencias; además de sus travellings y paneos que rozan en más de una ocasión la perfección. A esto, hay que añadirle la impactante banda sonora; hace sentir ahogo en el desconocimiento de a quiénes se enfrenta el planeta entero. Y ni hablar del diseño de producción, acoplado a la realidad sin salirse del argumento futurista de Arrival.

Rompiendo el molde

En contraposición a lo que comúnmente se quiere apuntar sobre poblaciones del espacio, esta cinta da un giro de 180 grados. Adhiere a su estética otro punto de vista. Vale la pena decir que se rompe el tradicional estereotipo acerca de la guerra de humanos contra aliens; donde siempre se empeñan en exponer a los extraterrestres como bestias salvajes y mortíferas. Así pues, supone un acierto en el cambio de apreciación de esta temática tan trillada por realizadores cinematográficos.

Arrival: Bocanada de aire fresco

En cierre, Arrival viene a ser una innovación al género que se ha desvirtuado con la ferocidad alienígena repetida en inmensidad de metrajes. En particular, la concepción del contacto despejado para con seres espaciales es toda una singularidad. Además, emite calidad en muchas líneas. No sorprendería que esta película conquistara estatuillas en los principales apartados de los Oscar’s. La calidad es considerable, lectores de MacGuffin Lab. Totalmente recomendable, seas o no seguidor continuo de la ciencia ficción.

No olvides comentar y compartir este artículo con tus amigos. Sobre todo si a ellos les gusta las historias de seres alienígenas en la Tierra.