‘La Chica del Tren’, una interesante propuesta merecedora de un mejor pulimento, que evoca a los clásicos del Suspense, un género en peligro de extinción.

Tras dirigir la galardonada The Help (2011), y luego Get On Up (2014); Tate Taylor retorna con el Thriller La Chica del Tren (2016). Esta es una adaptación al séptimo arte de la novela del mismo nombre escrita por su amiga Paula Hawkins. Queriendo romper el molde actual en la producción de films de suspenso, aterriza como una considerable puesta en escena con un original argumento. Pónganse cómodos amigos lectores en este, mi análisis semanal. Y no olvides compartirlo con tus amigos…

‘La Chica del Tren’ pretendiendo volver a los orígenes

Fundamentalmente, el Suspense como género cinematográfico ha generado distintas vertientes. Se han mezclado en combinaciones que exploran y juegan con nuestras sensaciones y percepciones mentales, llegando incluso a traspasarlas. Tal es el caso del Thriller, o Suspense Psicológico. Aun así, se han esfumado en las últimas dos décadas la creación de personajes bien perfilados, historias envolventes o calidad visual en filmes desatinados que aportan poco o nada al género (salvo casos puntuales).

The Girl On The Train (‘La Chica del Tren’ en Hispanoamérica y España) supone una atrayente apuesta por parte de Taylor. Es un film que evoca moderadamente a los orígenes del género (sobre todo a Hitchcock) y que ha dado de qué hablar, a rasgos generales, por una composición de elementos tales como una intrigante historia, buena dirección artística y destacable actuación por parte de su protagonista.

Paranoia auto inducida

Basada en la novela homónima de Paula Hawkins, se describe la historia de Rachel Watson (Emily Blunt); una alcohólica divorciada que diariamente viaja sin razón en un tren que conecta hacia Nueva York. En estos recorridos idealiza e imagina las vidas de un matrimonio que observa en las casas cercanas al trayecto del tren. Rachel envidia profundamente la relación aparentemente perfecta de esta pareja; que además, habita justo en el hogar que solía compartir con su ex esposo.

Un día, en una de estas frecuentes ojeadas a la casa de la pareja, algo particular se deja ver. Rachel se percata de que la chica, Megan (Haley Bennet), engaña a su prometido con su psicólogo. Sintiéndose identificada (debido a una experiencia similar) decide atacar a Megan sin siquiera conocerla, para castigarla por sus actos. A causa de esto, Rachel se introduce en una espiral sin escapatoria al poner en jaque ciertos secretos de la pareja y, al mismo tiempo, arriesgando su vida.

Así pues, este Thriller cuenta con una trama enredada, empapada de un sinfín de elementos y datos; todos los personajes se ven vinculados (con cierto aire de Pulp Fiction) en una misma red de traiciones, triángulos amorosos e inclinaciones asesinas. Con todo, el film contiene una sucesión de flashbacks desordenados, que hacen perder el hilo de la historia principal en más de una ocasión. Además, finaliza con una resolución extraña y algo chata, culpable de simplista.

Lee también:  Cinco películas que son un deleite para todo cinéfilo: Cine en el Cine

Sospechosos hasta demostrarse lo contrario

Y es que cada personaje no está completo del todo, sino hasta concluida la película (1 hora y 52 minutos). Esto hace satisfactoria su comprensión. La naturaleza propia de cada uno de ellos los convierte en sospechosos hasta demostrarse lo contrario. Incluso, estos personajes que conforman el largometraje, son individuos con sombríos secretos y pecados capitales (lujuria, gula e ira). Siendo así, egoístas con falta de escrúpulos que se mezclan entre sí, trastocando el contexto del metraje.

Otro punto son las emociones generadas por el reparto; donde Emily Blunt gana ovaciones al igual que Haley Bennet por traspasar la pantalla en sus concernientes papeles. Blunt concibiendo una sensación de ansiedad y desaliento; provocado por su constante alcoholismo y aspecto físico deplorable en la autodestrucción que traslada. Por su parte, Bennet debido al poco tabú y sexualidad que destila por los poros, estando liada sexualmente con los tres personajes masculinos principales (vaya mujer).

Una estética palpable

Por lo que se refiere a su estética, La Chica del Tren bebe directamente de los clásicos modernos. En particular, Bajos Instintos, por su sexismo y trama; Pulp Fiction, debido a la mezcla de personajes; y La Ventana Indiscreta, por el voyeurismo y su importancia). Los trasfondos y contextos inventados por Hitchcock y Paul Verhoeven están presentes en esta película, en la que hasta la tecnología juega un rol importante.

En otro orden, la directora de fotografía danesa Charlotte Bruus Christensen juega con la atmósfera, tornándola deprimente e incómoda. Es decir, desde las locaciones seleccionadas hasta el clima usado (días y noches nublados en abundancia), nada es casualidad; se complementan para dar esa sensación palpable de frialdad constante en la que se realizó un trabajo visual eficaz. No obstante, su montaje deja que desear con cortes abruptos que, en determinadas tomas, genera más bien un aturdimiento innecesario.

Interesante pero con falta de pulimento

En conclusión, ‘La Chica del Tren’ viene a ser una interesante sorpresa dentro de un género en peligro de extinción. A sabiendas que se sustenta en la historia y actuación de Blunt, nos podemos suponer lo atractivo que puede resultar esta producción plagada de detalles. Sin embargo, hay que resaltar que debió haber sido más cuidada en ciertos aspectos ya aludidos; es una historia un tanto confusa y un montaje desordenado, lo que le resta calidad al propio film.

Así pues, la película trata de volver a los orígenes del Suspense. Por momentos, quiere asemejarse a los filmes de Alfred Hitchcock (salvando las distancias). Con un mejor pulimento de guión y montaje, podría ser una fórmula exitosa que encarrile a directores a triunfar en el Suspense actual.

En todo caso ‘La Chica del Tren’ es un largometraje recomendable para observar una óptica que recuerda a los clásicos del género. ¿Tú qué opinas de este filme? Puedes contarnos en la sección de comentarios al final de esta página. Y si te gustó este artículo, te dejamos los enlaces para compartir en tus redes sociales.