Muži v naději (en inglés, Men in hope; 2011), es una película checa dirigida por Jirí Vejdelek. Una historia de amor, contada de forma admirable.

¿Cuántas películas se estarán grabando en todo mundo justo ahora? Seguramente son más de las que pensamos. Cada día se estrena al menos una en algún país y, sin embargo, solo llegamos a ver unas pocas. Cuántas buenas películas nos estaremos perdiendo por tener un tan reducido espectro de títulos a la vista. Y pensar que podríamos salir de él siguiendo los caminos menos sospechados. Uno de ellos, el que yo seguí para descubrir la película de la que a continuación les hablo.

Desde hace bastante tiempo veía en las redes sociales un clip de video que seguramente tú también habrás visto, porque ya es bastante reconocido, y con razón. Se trata de una escena que derrocha erotismo a través del personaje que la protagoniza, una hermosa pelirroja que juega al billar de manera muy seductora ante dos caballeros embelesados. En la red, la escena se ha propagado al ser compartida repetidas veces por simple deleite. Y no es para menos, sino, juzga tú mismo.

Pero quise ver la escena en contexto, sin mayores expectativas sobre la película, pero me ha dejado gratamente sorprendido. Si bien me atrevería a decir que la escena en cuestión es una de las mejores expresiones eróticas del cine, la película es mucho más que mero erotismo.

Lee también:  Hacksaw Ridge: el detonante religioso

Se llama Muži v naději (en inglés, Men in hope; 2011), una película checa dirigida por Jirí Vejdelek. Yo diría que es una historia de amor, contada de forma admirable valiéndose de un cóctel multisabor que, al principio te da la impresión de ser una comedia romántica plana, pero que poco a poco va profundizando en los sentimientos humanos, las relaciones de pareja y la pasión.

Te lleva de la diversión a la emoción, para luego golpearte con una tragedia que acrecienta el drama. Somos testigos de la transformación opuesta de los dos personajes principales, Rudolf (Bolek Polívka) y su yerno Ondřej (Jirí Machacek). Situaciones disparatadas, cargadas de erotismo, humor y mucha ironía.

Puede no ser “la obra maestra y sublime que cambió la historia del cine”, pero definitivamente, es una película que merece la pena ser vista y disfrutada. Si no la has visto, te invitamos a hacerlo. Es un muy buen plan para este fin de semana. Luego nos gustaría que volvieras y nos dieras tus comentarios aquí debajo. También puedes compartir esta recomendación con tus amigos.

¡Quiero COMPARTIR ahora!