Metrópolis, la obra maestra expresionista del cineasta judío Fritz Lang, que encantó al Partido Nacionalsocialista Alemán, a Goebbels y al mismo Hitler.

Incontables son las películas producidas a nivel mundial en más de 100 años de historia del Cine. Muchas de estas son reconocidas como “buenas películas“, considerando la subjetividad a la hora de catalogar una obra artística. En todo el mundo se han confeccionado diversas listas de referentes obligados para cualquier cinéfilo o cineasta. Pero definitivamente, solo unos cuantos títulos tienen el honor de estar presentes en la mayoría de estas listas. Y Metrópolis es uno de estos.

Pocas películas tienen el honor de ser referente indiscutible. Metrópolis es una de ellas. debo twittearlo

La joya del expresionismo alemán

Del director alemán Fritz Lang, Metrópolis (1927) fue la joya del expresionismo alemán. Corriente cinematográfica que había dado inicio en el año 1920 con ‘El Gabinete del Dr. Caligari’. A su vez, Metrópolis era el último film mudo de Lang, pues en ese mismo año el cine sonoro se abría paso; justamente cuando la técnica del cine mudo gozaba del mayor respeto y brillaba en su máximo esplendor.

Pero, ¿por qué Metrópolis goza de tanto prestigio? Pues, no siempre fue así. En su época la película no fue valorada como lo es hoy. Pero con el tiempo recobró el lugar que le pertenecía, como un film cargado de significado técnico, histórico y político. Una obra que marcó el desarrollo de la industria cinematográfica, y definió el contexto socio-político que vivía el mundo, en especial, Alemania en la tercera y cuarta década del siglo XX.

La bebé del Führer

Los artífices de Metrópolis, Fritz Lang y su esposa Thea von Harbou, eran de tendencias políticas contrarias. Por un lado, von Harbou era simpatizante del Nazismo, e incluso años después se uniría al Tercer Reich; mientras que Lang, de ascendencia judía, disentía de dicho pensamiento político. De esta forma, von Harbou fue la responsable del argumento claramente favorecedor de Metrópolis a las ideas del Nacionalsocialismo; de hecho, era uno de los films aprobados por el Ministro de Propaganda Nazi, Joseph Goebbels. Además, al parecer, la obra de Lang también era la favorita del mismísimo Führer, Adolf Hitler; aun cuando la factura de esta producción casi arruina a la UFA (Universum Film AG), la productora alemana más importante de la época.

Lee también:  El maquinista y las insistencias del doble

Fritz Lang se limitó al montaje del guion de su esposa y se encargó del tratamiento artístico de la obra. Años después, él mismo se arrepentiría de haber realizado una película que promovía la ideología Nazi; especialmente, en el aspecto de la distinción de clases sociales y la pasividad de las clases trabajadoras. Goebbels le propuso a Lang encargarse de la dirección de la UFA, y ante su indisponibilidad moral, el director tuvo que exiliarse en Francia. Más tarde, Lang se estableció a fuerza en los Estados Unidos de América, separándose así de von Harbou, quien se unió definitivamente al partido Nacionalsocialista de Alemania, en pleno ascenso al poder.

Fritz Lang se arrepentió de Metrópolis por promover el Nazismo. Por ello se exilió a EEUU. cuéntaselo a tus seguidores

Metrópolis, la Madre de la Ciencia Ficción

Estas cualidades del film, entre muchas más, le han valido el reconocimiento recuperado hoy en día. Metrópolis es una de las reliquias del Cine que perdurará en la historia como la Madre de la Ciencia Ficción. Un género que, en lo personal, me apasiona. Y si ello le sumo mi interés por la etapa histórica del Nazismo en Alemania, la corriente expresionista y el amor por el Cine; Metrópolis se convierte en una de mis películas favoritas. Tal vez, la favorita.

Si compartes mi gusto, o aún más, si no, me gustaría leer tus comentarios al respecto. Y si te gusta este artículo o la película, comparte con tus amigos.