El diseñador gráfico Saul Bass declaró haber dirigido la escena icónica de la obra representativa de Hitchcock. ¿Realmente fue Bass su verdadero autor?

A finales de la década de los 50’s, un cineasta británico, a pesar de sus más de 35 años de trayectoria, batallaba con la industria hollywoodense para llevar a término una película en la que pocos confiaban. Sin embargo, él estaba convencido que sería su obra maestra, la que representaría mejor que ninguna toda su obra cinematográfica. Este cineasta no se equivocaba, su nombre era Alfred Hitchcock y la película en cuestión: ‘Psicosis’ (Psycho, 1960).

Psicosis: referente universal del Suspense

No pocos son los aspectos que han ganado los elogios de la crítica y el lugar de Psicosis en lo alto de varios estándares cinematográficos. Por ejemplo, se ha considerado inequívocamente como una de las escenas más icónicas del cine mundial. Nos referimos a la muy conocida “escena de la ducha de Psicosis”. No hace falta hablar más de ella para saber de qué secuencia se habla; la reconocemos de un tirón. Pues, se ha convertido en claro referente universal del peligro y el suspense. La melodía chirriante de los violines, la expresión de horror de la víctima y la silueta de su verdugo tras la cortina de baño.

Janet Leigh, Psycho.

Saul Bass enciende la polémica

A pesar de ello, por algún tiempo hubo cierta controversia sobre la verdadera autoría de la obra más representativa del Maestro del Suspense. En 1970, diez años después del estreno de Psicosis, el diseñador gráfico Saul Bass, ofrecería declaraciones que encenderían polémica. Pues, declaró haber concebido y dirigido “la escena de la ducha” y todos sus planos, ángulos y cortes, a los que debe su fama. Para ello presentó como prueba un guion gráfico –o storyboard– de su autoría para la grabación de la escena, que guarda estrecha relación con el montaje final. Bass es reconocido por su trabajo de diseño gráfico para películas de Hitchcock, Stanley Kubrick, Martin Scorsese y otros directores.

Saul Bass, diseñador gráfico
Las agudas acusaciones de Bass fueron desmentidas en varias ocasiones por Hitchcock y su equipo de filmación. En particular, la actriz Janet Leigh, quien protagoniza la escena en discordia, declaró en favor del director de Psicosis. Según ella, aunque Bass efectivamente había realizado el storyboard, este fue producto de extensas conversaciones con Hitchcock, quien le transmitió sus ideas para la narrativa visual del mismo. Además, en el set de rodaje, todas las decisiones de dirección fueron a cargo del británico, y no de Saul Bass.

Lee también:  Netflix estrena Abstract, una serie especial para diseñadores y creativos

El valor agregado por Bass

Sin embargo, aunque Saul Bass no haya dirigido la escena de Psicosis, sí que le dio un valor agregado a la obra de Hitchcock con su trabajo en el diseño de los títulos de crédito de películas como Vertigo (1958) yNorth by Northwest (1959). ¿Quién que haya visto Vertigo no recuerda su introducción, con los primerísimos primeros planos al rostro y espirales multicolores en giro? El filme transmite desde el principio las obsesiones de su protagonista. Igualmente, cuando pensamos en North by Northwest, es imposible no evocar una pantalla en verde, con líneas paralelas y títulos en perspectiva, que se desvanecen a los ventanales de un edificio.

Trabajo gráfico de Bass para Vertigo & North by Northwest

Además de su trabajo con Hitchcock, Saul Bass también se destacó por su participación en otras películas reconocidas. The Seven Year Itch (1955, Billy Wilder), The Man with the Golden Arm (1955, Otto Preminger), The Age of Innocence (1993, Martin Scorsese), entre otras, contaron con Bass en el diseño de carteles y títulos de créditos. Además, también destacó fuera del cine en el diseño de identidades corporativas de renombre en los Estados Unidos.

Textos que daba gusto leer

Saul Bass sabía el potencial que tenían esos primeros minutos de película. Tiempo que antes era desperdiciado en títulos vacíos a los que muy pocos se les prestaba atención. Como diseñador, supo captar la esencia de las películas para las que trabajó. Empleó la iconografía, tipografía y representación visual justa para creas textos que daba gusto leer. Además de una preparación a los sentidos del espectador sobre lo que iba a ver en pantalla.

Si aún no has visto el excelente trabajo de Saul Bass en el cine, es el momento. Desde MacGuffin Lab. te compartimos un video de The Royal Ocean Film Society para que juzgues el valor de unos buenos títulos de créditos. No olvides dejar tus comentarios debajo y compartir tu opinión. Y si te gustó este artículo, comparte con tus amigos… No cuesta nada, y vale mucho para nosotros.

¡Quiero COMPARTIR ahora!